Capital mundial de diseño

Issey Miyake decía que: “El diseño no es para filosofar, es para la vida”, y precisamente es este tipo de conciencia colectiva la que se está despertando por el mundo entero, creando una verdadera cultura del diseño que empieza a moldear los valores estéticos que determinarán un futuro donde sea indispensable, además de ser un elemento de origen y no de final.

Y precisamente, como reconocimiento a esta nueva inteligencia, es que desde hace algunos años se ha nombrado a Capitales Mundiales del Diseño, honrándolas con esta distinción por sus esfuerzos hacia una nueva forma de vivir el diseño, insertándolo en cada capa de su sociedad. Este 2018, nada menos que México, tiene esta distinción.

Las otras capitales del diseño

Helsinki world design capital 2012 | uusheimo.photoshelter

La importancia de ser la Capital Mundial del Diseño, puede ser mejor comprendida a través de otros países emblema, tal es el caso de Helsinki, Capital Mundial en el 2012, y donde el diseño es una palabra omnipresente en la vida de sus habitantes, ellos respiran y evolucionan a su ritmo, marcando cada uno de sus espacios con una belleza y creatividad que no deja duda alguna de que el diseño corre por sus venas.

Otro ejemplo clásico es Torino como Capital Mundial en el 2008, mostrando que ser sede de este evento no es solo un escaparate para nuevos talentos o tendencias, sino también para demostrar que una verdadera cultura del diseño se basa en una política urbana avanzada, consciente de la sustentabilidad y el respeto por sus ambientes naturales, pero también de su verdadera raíz que debe ser encontrada desde la conceptualización de espacios y su impacto en la sociedad misma.

México es nombrado la capital de diseño 2018 por ICSID

Esta coherencia entre diseño y naturaleza, ha sido encontrada por el Consejo Internacional de Sociedades de Diseño Industrial (ICSID) en nuestro propio país, siendo nombrado como la Capital de Diseño 2018, confirmando el lugar privilegiado en belleza que siempre hemos tenido: milenariamente lleno de matices y diferencias que conforman una totalidad única de riqueza en recursos estéticos

Y por fin, esto ha logrado extenderse hacia nuestro presente, uno decorado por un círculo creciente de arte y diseño, donde nuestra sociedad está despertando hacia el concepto del diseño no como lujo, sino como una verdadera necesidad de bienestar común y como un estandarte de la relación entre la cosmología mexicana y su inserción en el mundo.

La edición de México como capital mundial del diseño 2018

Design Week México | dezeen

México mostrará todos sus elementos palpables y de gozo a los sentidos para el diseño; desde la incorporación de materiales y procesos tradicionales y artesanales únicos en el mundo, hasta su combinación con las visiones internacionales más vanguardistas, sin nunca perder la esencia de la mexicanidad.

El arte folklórico y la artesanalidad llevarán a todo el mundo en un viaje de tejidos, bordados multicolores, cerámica, trabajo en metal, técnicas de tallado, talabartería, ebanistería, y una innumerable cantidad de búsquedas ancestrales de lo bello, y todo magníficamente combinado con un presente lleno de técnicas, tendencias industriales, y diseños nuevos, que se fusionan en un escenario único y admirado.

México: Territorio creativo

Es así que, como Capital del Diseño 2018, tendremos un año lleno de eventos académicos, exposiciones, e incluso programas locales que buscarán alianzas con todas las universidades a fin de mostrar lo mejor; desde políticas públicas que favorezcan al diseño, hasta procesos de fabricación únicos, que nos dejarán ver los verdaderos matices de su profundidad.

Además, contaremos con grandes del diseño mexicano, mostrando lo mejor de sí mismos y del porqué de su posición a nivel mundial; podemos mencionar desde ya, la nueva visión de la artesanía de la narrativa joven y fresca de Pirwi, el interiorismo increíble de Hector Esrawe, la pasión por los textiles de Déjate Querer, o la integralidad de MOB, cada uno mostrándose como solo un pequeño eslabón de la grandeza mexicana en el diseño, interiorismo, y arte.

El diseño como un aporte cultural

Ser la Capital del Diseño 2018 es una oportunidad para presentar a un México revolucionado, donde el diseño dejó de ser un elemento extra ante un hogar, convirtiéndose en una necesidad inherente de nuestros espacios, que necesitan no solo una materialización, sino también, un alma propia que los acompañe.

Todo esto aderezado, de una conciencia nueva hacia la sustentabilidad, la funcionalidad, la resolución de problemas, pero también y por supuesto, llena de una nueva búsqueda estética que impacte y hable de nosotros mismos; México ante el mundo como estandarte del diseño.

Es difícil pensar en diseño,

pero no pensar en ello,

es desastroso.

Ralph Caplan