La visión audaz de Charlotte Perriand

Revolucionar los valores estéticos de todo un siglo, es una afirmación que muy pocos diseñadores o artistas han logrado adjudicarse, y es por esto que el día de hoy, queremos honrar a una de las mujeres más admiradas por todo el equipo de Colección Interiorismo, quien a base de tenacidad y audacia logró arrebatar esta clasificación histórica para ella misma: hablamos de Charlotte Perriand y su femineidad que cambió la estética del siglo XX.

Charlotte Perriand

Charlotte Perriand | Cassina

Charlotte Perriand no es una diseñadora más, ella es un icono, una figura estelar que mediante su audacia, fortaleza, y determinación insufló vida al interiorismo, como es conocido en la época moderna, y no solamente concibiéndolo, sino también desarrollándolo y dándole una nueva forma, moldeando lo que hoy conocemos como el espíritu y corazón del estilo de vida contemporáneo.

Siendo colaboradora de Le Corbusier, su obra contempla los pilares fundamentales de esta nueva arquitectura, al considerar la funcionalidad, pero también el destino metafísico único de cualquier vivienda: la generación de la belleza como influencia directa en la forma de vida de sus ocupantes.

Cassina | Context Gallery

Siendo así, que su vida se vió consagrada al “arte de vestir la casa”, creando mobiliario y espacios con alma, humanizando las piezas a través de una visión femenina y nueva de la belleza, pero también de la funcionalidad, ergonomía, y formalidad de una buena arquitectura interior.

Esta comprensión de lo femenino, no habla de preceptos austeros o estereotípicos del feminismo extremo, sino más bien, de la intuición y el talento necesarios para descubrir materiales, formas, y conjuntos, que unidos, crean espacios animados que hablan de la personalidad de sus habitantes; nada menos que la esencia de nuestra pasión: el interiorismo.

La Historia de Charlotte Perriand

La historia de Charlotte Perriand es muestra clara que la decepción y la frustración pueden ser encaminadas a logros excepcionales, pues luego de estar en desacuerdo con varias de las directrices de su casa de estudios, el École de l’Union Centrale des Arts Décoratifs, en 1927 se dirigió al estudio de Le Corbusier donde recibió una de las más duras negativas: “Desgraciadamente, en este taller no bordamos cojines”.

Charlotte Perriand | AD

Negativa que en lugar de apagar su ímpetu, lo hizo explotar en más trabajo y diseño, exponiéndolo tiempo después, en el Bar sous le Toit en el Salón de Otoño, reflejando a la perfeccion todos los puntos esenciales de la nueva ideología; tanto, que cuando fue visitado por Le Corbusier, él quedo fascinado, y arrepentido, la invitó a trabajar con él y Pierre Jeanneret, en Rue de Sèvres.

A partir de ahí, su trabajo fue evolucionando de una forma natural y constante, siempre influenciado hacia nuevas formas orgánicas y materiales tradicionales, como la madera o el bambú, pero siempre en una constante de nuevo orden y uso emocional; por otro lado, sus viajes a Japón, Indochina y Brasil, no hicieron otra cosa más que alentar ese espíritu propio escondido en técnicas artesanales.

Cassina | Petalo Gallery

Y es así, como llegamos a su papel en la creación de Le Corbusier: la humanización del racionalismo frío de su mentor, creando un equilibrio, originalidad y belleza en la hosquedad. Aunque, y no obstante de esta importancia, Charlotte siempre se mantuvo en segundo plano, cobrando fama a posteriori, y sin desviarse de su verdadero  propósito: cualificar el espacio interior y crear una coherencia total entre muebles, arquitectura, y por supuesto, interiorismo.

Obras de Charlotte Perriand

Y como muestra de todo lo dicho por Colección Interiorismo, tres obras de nuestra increíble Charlotte Perriand:

Bar Bajo el Techo – Charlotte Perriand

LC10-P | Cassina

Nada menos que la obra que la catapultó al reconocimiento mundial, y el guiño acertado que derritió las negativas de Le Corbusier; en él vemos todos los muebles de un bar, incluyendo cantinas, mesas, y bancos, construidos en su totalidad con cobre niquelado y aluminio anodizado, un cuadro que cumple con el diseño vanguardista y funcional de piezas tubulares, pero que también incluye una sensibilidad innata hacia el estilo de vida moderno; una pieza que une los 3 pilares esenciales del interiorismo: funcionalidad, estética y comodidad.

Silla Ombra y Tumbona Basculante- Charlotte Perriand

LC7 | Cassina

Dos de sus iconos más brillantes, y muestra de una de las características emblemáticas de la obra de Charlotte: la unión de lo tradicional y lo moderno, la madera y el metal en la Silla Ombra y el diseño metálico de una tumbona moderna, con la oscilación de la antigua mecedora. Ambos objetos además, ejemplos perfectos de elementos funcionales, pero también de autonomía y arte, que se vinculan a la estructura y belleza doméstica.

Les Arcs – Charlotte Perriand

LC1 | Cassina

Su colaboración en este complejo invernal en la Savoya francesa, une 4 normas esenciales: el respeto por el entorno natural, la  conservación de los antiguos chalets de la zona, el uso de materiales locales, y por supuesto, el concepto abierto de diseño de interiores; todo para combinar lo antiguo con lo nuevo, la sinergia de la belleza exterior con la interior, y sobretodo, la creación de un nuevo estilo de vida y descanso; justamente la unión del trabajo de una vida, en un complejo masivo.

Charlotte Perriand

Una mujer que se sobrepuso a conceptos y prejuicios de una época, y que a través de trabajo y dedicación, logró derribar barreras, y lo más importante, elevar nuevos estándares mundiales en estética y función: Charlotte Perriand, el corazón del diseño hecho mujer.

Hoy como ayer, las mujeres deben negarse a ser sumisas y crédulas,

pues el disimulo no puede servir a la verdad.

Germaine Greer