“Yo trato de concebir lo que debería ser la mejor atmósfera, es decir, el mejor carácter para un edificio en particular”, es así como Warren Platner definió su búsqueda incasable para lograr un diseño que dejará huella y trascendencia, como finalmente sucedió.

Ya sea en mobiliario, interiorismo, o arquitectura, Platner incursionó en cada disciplina como los grandes: con pasión y entrega, derivando su obra en lo que fue llamado como un “modernismo sensual”. Así que continúa conociendo junto con Colección Interiorismo a este gran artista, que después de su muerte dejó un verdadero legado de una visión distinta y esclarecedora del diseño.

El diseño de Warren Platner 

Hive Modern

Si bien es cierto que las piezas más icónicas de Platner están en el campo del mobiliario, en Colección Interiorismo creemos necesario abordar su carrera desde un inicio no menos brillante que le dió las tablas necesarias para crear muebles que hicieron historia, esto es, su paso por el interiorismo a través de su trabajo en la firma Roche, y posteriormente en su estudio Warren Platner Associates.

En el primero, su obra fue impulsada a través del interiorismo de oficinas, con un tipo de diseño nuevo para la época, caracterizado por su flexibilidad y eficiencia, pero también por una calidez inusual al utilizar esquemas de colores tibios y mobiliario personalizado especialmente diseñado para eliminar esfuerzos, siendo un pionero en escritorios ergonómicos, que estaban pensados para la persona y no solo para la funcionalidad.

Posteriormente, llega la otra etapa, más luminosa a ojos de Colección Interiorismo, pues sus obras eclipsaban el espíritu optimista y confidente de la época de los 60’s, utilizando elementos escandinavos como en el New York Showroom para Georg Jensen, o en el famoso restaurante del World Trade Center, cuyos ventanales asemejaban a un gran trasatlántico listo para partir hacia una nueva época.

Warren Platner y el mobiliario

Silla Platner

Silla Platner

Aunque sus diseños abarcaron más conceptos, al rememorar a Warren, no hay mayor referencia que la Silla Platner, así como todos sus derivados producidos por Knoll International, una pieza que lo convirtió de ser un reconocido arquitecto y diseñador, a toda una leyenda, creando un objeto que se convirtió en un “clásico”, esos que son llamados así, por su atemporalidad y perfección que no requieren mejoras.

Y este puesto, fue logrado a través de 2 elementos esenciales: el primero, la transformación completa de un material “duro” como el alambre de acero, en una pieza sutil, y mucho más impresionantemente, cómoda y ligera, y que detrás de su apariencia final tiene una producción complicada y casi artística, pues sus bases y estructuras compuestas de varillas niqueladas, requieren a veces de la unión de cientos de ellas, creando una bella malla cilíndrica que a su vez participa en un juego arquitectónico entre los espacios interiores y exteriores.

Y justamente esto, es lo que nos lleva al segundo elemento, una icónica estética que se asemeja a una escultura en movimiento que logra un auténtico moaré, un efecto óptico a través de la superposición de sus alambres de acero, creando patrones de luz que nos llevan a la visualización de formas y dibujos; un guiño al alma de este mobiliario, descrito muchas veces como “una brillante gavilla de trigo”.

Silla Platner | Evolución

Architonic

Un diseño tan grandioso no podía más que extenderse a una colección que incluye diferentes sillas, butacas, taburetes, y mesas, mismos que se presentan en bronce metálico, y el favorito de Colección Interiorismo, níquel brillante, ambos perfectos para dejar resaltar al verdadero protagonista: el acero.

Aunque, por otro lado, también nos encanta el toque de personalización: los cojínes de respaldos y asientos, presentes en diferentes tapizados de tela o piel, que nos permiten darle ese toque único y adecuado para cada espacio.

Y es así, como Knoll jamás ha parado la producción de esta colección clásica, tomando fuerza en su importancia, por ser deseada incluso por coleccionistas de diseño del siglo XX, sin dudarlo un a referencia de verdadera pasión y conocimiento para quien los posea.

Warren Platner

Archiexpo

Crear por lo menos un objeto o imagen icónica que nos represente no sólo en nuestra vida, sino para la posteridad, es un reto que sólo unos pocos en la historia del arte y el diseño han podido lograr, y como vimos, Warren Platner lo logró a través de la creación de una pieza que presentó no sólo una estética completamente distinta y original, sino también la utilización diferente de un material asociado con la dureza, como es el acero, con la producción de un elemento sugerente y sutil.

Para Colección Interiorismo, el trabajo de Warren Platner, se queda en nuestros corazones y objetos de deseo del interiorismo, como una inspiración para atreverse a lo diferente, y así, llegar a la creación de lo único y original.

Nunca creí que pudiéramos transformar el mundo,

pero creo que todos los días se pueden transformar las cosas.

Françoise Giroud